Periodoncia

Periodoncia

La Periodoncia es la parte de la Odontología que se encarga de detectar y tratar las patologías que afectan a los tejidos que rodean el diente (encías, ligamento periodontal y hueso alveolar).




Los malos hábitos de higiene bucal, técnica deficiente de cepillado, hábito de fumar, etc. ocasionan acumulación de restos de alimentos y otros irritantes que favorecen la proliferación de bacterias que producen sustancias químicas que inflaman e irritan las encías, pudiendo aparecer la famosa enfermedad periodontal o piorrea. Esta es una de las enfermedades más comunes que existe debido a que no presenta síntomas hasta que la enfermedad se encuentra en un estado muy avanzado. Sus principales síntomas son: sangrado frecuente de las encías (principalmente al cepillarse), movilidad dental y mal aliento. Es importante tener en cuenta que la enfermedad periodontal es un problema serio que puede ocasionar pérdida irremediable de las piezas dentales, las cuales pueden ser sustituidas por prótesis o implantes.

El tratamiento consiste, básicamente, en la eliminación profesional del sarro depositado en los dientes por medio del procedimiento que se conoce como raspado y alisado radicular. Posteriormente, el paciente debe mantener una estricta higiene bucal, mejorando la técnica de cepillado (usando el hilo dental y el enjuague bucal)  y asistiendo periódicamente a los controles periodontales para verificar que la enfermedad esté controlada. Existen casos en los que la pérdida de soporte óseo es tan grande que ocasiona pérdida irremediable de una o más piezas dentales. Para solucionar estos problemas el paciente debe someterse a un tratamiento de prótesis dental para reemplazar las piezas perdidas. El implante dental es, en la mayoría de ocasiones, la solución ideal para reponer los dientes perdidos como consecuencia de los problemas periodontales. Cuando hay que llevar a cabo intervenciones quirúrgicas en los tejidos blandos que rodean los dientes recurrimos a técnicas de Cirugía Periodontal. Básicamente hay tres tipos:
      1. Alargamiento coronario: eliminar el exceso de encía que puede cubrir los dientes.
      2. Recubrimiento de recesiones gingivales: si la encía del diente queda expuesta por diferentes motivos (forma de morder, mal cepillado, etc.) se puede volver a cubrir empleando técnicas de cirugía mucogingival.
      3. Regeneración periodontal: en ocasiones el hueso perdido por la enfermedad periodontal puede recuperarse con injertos de materiales indicados para estos casos.